¿Mercado de divisas o valores?

MMTIG el nuevo broker

Hoy en día, los operadores disponen de una amplia gama de opciones cuando se trata de los tipos de instrumentos financieros con los que quieren negociar. Elegir el mercado en el que uno va a participar puede ser difícil, ya que hay muchos factores diferentes a tener en cuenta.

El mercado de valores es un tipo de mercado de capitales de los que operan alrededor del mundo en el que se negocia la renta variable y la renta fija de una forma estructurada, a través de la compraventa de valores negociables. Permite la canalización de capital a medio y largo plazo de los inversores a los usuarios.

El conjunto de normas y participantes tiene como objeto permitir el proceso de emisión, colocación, distribución e intermediación de los valores inscritos en el Registro Nacional de Valores o internacional se puede deducir.

Los Mercados de Valores en la actualidad son automatizados y la mayoría de las operaciones se realizan mediante los ECN, que son simplemente un conjunto de servidores que contienen el sistema o programa donde confluyen todos los compradores y todos los vendedores de manera virtual.

Usualmente las corredoras proporcionan las cotizaciones utilizando acciones de su propio inventario para venderlas y comprarlas a sus clientes. Es por ello que se les denomina los “hacedores del mercado” (market makers), pues son ellos los responsable de mantener la liquidez de los mismos.

Un “operador al detalle” (retail trader) no tiene acceso al mercado en si, necesita de una plataforma (directa o indirecta) para realizar sus operaciones bursátiles. Estas plataformas las proveen las corredoras y cobran a sus clientes una comisión por cada transacción realizada.

Operar en divisas o invertir en ‘blue-chip'

Si buscas un mercado con un alto potencial de ganancias a corto plazo, y un riesgo significativo, entonces es probable que el mercado de divisas sea el más atractivo para ti. Ofrece una alta liquidez y una volatilidad significativa, lo que quiere decir que los precios pueden moverse sustancialmente y que los compradores y vendedores están siempre disponibles.

Esto es ideal para los que operan en los diferentes movimientos a corto plazo, para los que buscan obtener ganancias en los movimientos de los precios que se producen en pocos días y para aquellos operadores que buscan abrir y cerrar posiciones rentables a diario.

Si bien es perfectamente posible operar cada día valores ‘blue-chip' de gran liquidez, y son muchos los que lo hacen, en general hay menos nivel de volatilidad en el mercado de valores que en el de divisas. Por otro lado, las acciones ‘blue-chip' pueden generar constantes crecimientos de capital y dividendos en efectivo de hasta un 5% anual.

También se pueden generar constantes ingresos en efectivo en el mercado de divisas -a través de algo conocido como ‘carry trade'-, aunque los riesgos son mayores que con los valores ‘blue-chip'.

Sin embargo, los inversores deben tener en cuenta que todas las acciones son vulnerable, como por ejemplo las de la compañía estadounidense General Motos que se declaró en bancarrota en 2009.

Requisitos de apalancamiento y capital

Otro elemento clave a considerar en el momento de elegir entre el mercado de divisas o el de valores es la cantidad de dinero que uno tiene y la que puede pedir prestada para entrar en juego. Esta cantidad que se puede pedir prestada es la que conocemos como apalancamiento o margen y generalmente es de una relación de 2:1 para las acciones.

Por otro lado, si vives en los EE.UU., puedes obtener una ratio de 50:1 de apalancamiento para operar en divisas, y este sigue siendo bajo en comparación con lo que puedes conseguir en otros países.

Esto significa que para abrir una posición de 50.000 dólares, si estás operando en el mercado de divisas sólo necesitas llegar a 1000 dólares, en cambio, si operas en el mercado de valores necesitarás 25.000 dólares.

De todos modos, siempre debes de tener cuidado en no utilizar demasiado apalancamiento. Un alto apalancamiento crea un alto riesgo y aquí es donde la gran mayoría de los operadores de divisas se meten en problemas.

Si deseas operar valores utilizando un nivel considerable de apalancamiento, prueba las opciones sobre acciones o futuros. Aquí es donde uno se gana el derecho de comprar o vender más adelante a un precio fijo.

El valor de una opción o futuro se basa en la diferencia entre el precio actual y el precio futuro, en lugar de hacerlo en la totalidad del coste de la acción subyacente. Esto, añadido al hecho de que los requerimientos de margen pueden ser tan bajos como un 5%, ofrece una cantidad de apalancamiento más que decente.

En el mercado de divisas, este tipo de apalancamiento es mucho más fácil de conseguir y se puede obtener de hasta 400:1. Sin embargo, como ya se ha apuntado, el apalancamiento es un arma de doble filo.

Valora mi trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *