Prestamos personales




Los préstamos personales son un tipo de préstamo que se suele utilizar para financiar una necesidad específica en un momento dado si no se tiene ahorrado dinero suficiente para hacer frente a ese gasto, como un coche, viajes, estudios en el extranjero o de postgrado, muebles, reformas, etc., y, generalmente, de una cuantía no muy alta. Los préstamos personales se conceden con garantías personales del interesado y el plazo de devolución suele oscilar de uno a cinco años. El importe máximo a financiar en los préstamos personales está en función de las garantías que se puedan aportar y normalmente va desde los 3.000 euros hasta los 30.000.

En el caso de los préstamos personales los tramites suelen llevar menos tiempo que en los hipotecarios y en algunas ocasiones podemos disponer del dinero en un plazo de 48 horas.

En algunas ocasiones se puede requerir la presencia de avales. Los avalistas adquieren con su firma el compromiso de responsabilizarse del pago de la deuda en el caso de que nosotros incumplamos con nuestras obligaciones.

Aunque hablamos de préstamos personales, estos también son concedidos a empresas u otras personas jurídicas. Se habla de préstamos personales porque, como hemos visto, la garantía es personal. Las empresas utilizan estos préstamos para financiar circulante o inversiones a corto plazo.

En la mayoría de los casos la póliza o contrato del préstamo se firma ante un Corredor de Comercio (Fedatario Público).

Con la competencia actual entre entidades financieras, podemos ver en el mercado una amplia gama de productos y nombres comerciales que tratan de adaptar los préstamos personales a cada necesidad particular. Así, es normal ver productos como préstamo nómina, préstamo pensión, préstamos empresa, préstamo master, etc.

Gastos y comisiones de los préstamos personales

Los prestamos personales tienen un funcionamiento similar al de los prestamos hipotecarios que ya hemos visto. Los gastos y comisiones que suelen afectar a los prestamos personales son los siguientes:

Comisión de apertura
Se paga en el momento de formalizar la operación y es un tanto por ciento sobre la cantidad prestada. Recordamos que esta comisión se incluye cuando vamos a calcular la TAE (ver TAE)

Comisión de estudio
Se paga al inicio en concepto de análisis y estudio del préstamo. Suele tener un mínimo y ser un porcentaje. Como en el caso de las hipotecas, a veces ya va incluida en la comisión de apertura.

Comisión por amortización o cancelación anticipada
Sólo se aplica si se produce esa amortización o cancelación anticipada. Se expresa en un porcentaje sobre el importe amortizado anticipadamente.

Gastos de Corretaje
Este gasto se origina por la intervención del Corredor de Comercio, que interviene la póliza para dar fe del contrato.

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie