Oficinas del banco BBVA




Soy uno de los muchos clientes de BBVA, lo que significa que, de vez en cuando, me dejo caer por sus oficinas, aunque he de reconocer que no demasiado, puesto que puedo realizar casi todas mis gestiones a través de un cajero automático.

En cualquier caso, cuando entro a una oficina de BBVA, lo primero que me recuerdan es que la entidad se erige como la orgullosa patrocinadora de la Liga de Fútbol Profesional Española. Lo hacen mediante carteles y posters en los que los protagonistas son los jugadores de esta competición, que me ofrecen cuentas nómina y cartillas en estupendas condiciones (como si ellos las usaran, en lugar de mandar sus millones a Suiza, las Seychelles, Gibraltar u otros paraísos fiscales por el estilo, donde Hacienda no los esquilme de la peor de las maneras.

Las oficinas de BBVA. Que me voy del tema. En cualquier sucursal de la entidad que he entrado, me he llevado la impresión de haber pasado a un lugar de lujo sobrio, de elegancia y buena acogida a sus clientes. En casi todos los puntos de atención de este banco, predomina el mármol, si bien se aprecia el cuero -negro- en los mullidos asientos en los que se nos invita a esperar. Otro punto curioso es el hecho de que todos los empleados, salvo el director, haya ido donde haya ido, han estado a la vista, pero preservando la intimidad del cliente mediante biombos o carteles a los lados  de la mesa donde éste se sienta a negociar con el banco y sentándolo de espaladas al resto del público, supongo, por la misma razón de salvaguardar su identidad.

Suman, pues, las oficinas de BBVA, por lo que yo puedo saber, acogimiento, elegancia y respeto por la intimidad. Y todavía no hemos hablado del trato que quienes trabajan en el banco dan a sus clientes.

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie