Formas de Evitar de Gastos Impulsivos




evitar gastos compulsivosSi una de tus metas es ahorrar dinero, una de las mejores maneras en las que puedes hacerlo es controlando los gastos impulsivos.

Muchas personas, se ven en el siguiente escenario: Tan pronto como reciben su pago semanal, quincenal o mensual, corren a gastarlo en lo que ellos quieren (películas, videojuegos, ropa, etc.).

Recordemos que hay que aprender a diferenciar entre lo que es una verdadera necesidad (alimentos, renta, luz, agua, colegio…) y lo que son gustos o caprichos (dulces, películas, juegos, algunos electrónicos, cable…). Los gastos por caprichos, gustos, antojos, entran dentro de los principales gastos impulsivos.

Para que controles esos gastos impulsivos, te presentamos 5 maneras de hacerlo:

1. Aplica la regla de los 30 días.

Para aplicarla, anota en el calendario lo que quieres comprar (el día en que sentiste la necesidad de comprarlo) y demora la compra por treinta días. Si después de 30 días todavía quieres comprar el artículo, cómpralo. De esta manera, le restas poder al impulso y a la vez te das más tiempo para pensar si lo necesitas o no. La regla de los 30 días funciona mejor si estableces un umbral de dinero, por ejemplo, aplicarla para toda aquella compra con un valor mayor a 500 pesos.

2. Ponle un freno a tu cartera.

Frenar tus compras por impulso puede ser tan sencillo como cambiar el modo en el que usas tu billetera. Puedes por ejemplo:

a) No llevar mucho efectivo

b) No llevar todas tus tarjetas de crédito

c) Colocar los cupones semanales (cuando vayas de compras) en ella, para así aprovecharlos

d) Dejar la cartera en casa y solo llevar en el bolsillo el efectivo necesario. La necesidad de caminar de regreso a casa para poder comprar algo, hará que pienses tu compra un par de veces, al menos.

e) Poner fotos o mensajes que te inspiren y te recuerden el por qué estás intentando ahorrar dinero, de modo que lo tengas a la vista en cuanto abras tu cartera.

3. Rendir cuentas.

Ya sea con tu pareja, un amigo, tu mamá, puedes llegar a un acuerdo de intentar ser responsables el uno al otro en cuanto a gastar dinero por impulsos. Por ejemplo, si un día compras un disco que no necesitas podrías decirle a tu compañero “Hoy compre un disco innecesario, por $100”. Dejando de lado el regaño o el posible llamado de atención, con el tiempo preferirás evitar esas compras para no tener que contarle al otro lo que hiciste y para no sentirte culpable.

4. Ahorra primero, gasta después.

Si vas a hacer una compra grande, como por ejemplo un televisor, un boleto de avión, vacaciones, una computadora, un Smartphone, te recomendamos ahorrar primero la cantidad de dinero igual al costo del artículo deseado, de esta manera, tendrás más tiempo para investigar características, comparar precios y además, evitaras endeudarte con tus tarjetas de crédito y pagar intereses.

5. Cuenta hasta 10.

Este hábito, que muchos recordarán de comerciales anti violencia doméstica, también sirve para evitar gastos impulsivos, como por ejemplo, los que suceden en el supermercado gracias a un antojo, una oferta, un nuevo artículo. O en la tiendita de la esquina, o en la papelería, o en la ferretería, etc. Para que funcione mejor, no te quedes con el artículo en las manos, ponlo en el aparador, cuenta hasta 10 y a continuación, decide si aún lo quieres llevar. Cuando estés en línea de cajas, detente un par de minutos, revisa tu carrito y verifica si no hay algún artículo que puedas dejar fuera.

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie