Fondos de renta fija o depósitos?




La volatilidad del mercado obliga a invertir en activos menos arriesgados para obtener algún rendimiento, aunque sea relativamente bajo.

Entre las inversiones seguras podemos encontrar los conocidos depósitos a plazo fijo, los bonos del tesoro, el oro o los fondos de inversión de renta fija, entre otros.

¿Qué son los fondos de inversión?

Se trata de dinero puesto en manos de gestores que a su vez lo invierten en, títulos de renta fija, acciones, activos monetarios, derivados o una combinación de todos ellos.

En la práctica, un fondo de inversión es un instrumento de ahorro que reúne el dinero de diferentes inversionistas para que una entidad gestora se ocupe de invertirlo, aprovechando las economías de escala para incurrir en menores costes. Sin embargo, estos productos cobran altas comisiones por ello.

¿Y los fondos de renta fija?

Muchos inversores buscan productos seguros obviando el riesgo de perder el capital invertido; por ello, invertir sus ahorros en fondos de renta fija se convierte en una buena opción para rentabilizar su dinero.

Dichos fondos pueden ser creados a partir de inversiones públicas (letras del tesoro, bonos) o fondos privados (activos financieros, obligaciones, bonos o pagarés).

La diferencia entre renta variable y fija, es que en la última se conocen de antemano los movimientos futuros (flujos de renta) que no tienen porqué ser constantes ni regulares, permitiendo hacer una buena previsión. Por lo general, las inversiones de renta fija generan menor rentabilidad que las variables, porque representan menor riesgo.

¿Cómo funcionan?

La rentabilidad depende tanto de la evolución de los tipos de interés como del vencimiento medio de los títulos de referencia:

– La evolución de los tipos de interés es el factor que más afecta a la evolución del valor de las participaciones de los fondos de renta fija, ya que si éstos incrementan, baja el precio de los valores de renta fija baja y viceversa.

– Cuanto menor sea el plazo de vencimiento de los activos en los que invierta el fondo (fondos de renta fija a corto plazo), menor será el riesgo y la rentabilidad prevista. Por el contrario, a mayor plazo de los activos (fondos de renta fija a medio o largo plazo) mayor rentabilidad por el riesgo que se asume.

Eso sí, el capital invertido está garantizado aunque los intereses no. Así que si el fondo de inversión ha tenido movimientos desventajosos, el inversor podrá recuperar el 100% del capital, sin recibir ninguna rentabilidad.

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie