Cuales son las inversiones seguras en momentos de crisis




Encontramos un interesante articulo en Invertia.com donde María Martínez nos explica con suma habilidad qué inversiones hay seguras en el actual momento de turbulencia financiera.

La situación de mercado es muy delicada. Las circunstancias obligan a nadar y guardar la ropa: falta de acuerdo sobre la crisis griega, presión de los mercados sobre la deuda española e italiana, test de resistencia a la banca de la Eurozona, Estados Unidos inmersa en la negociación de su techo de deuda…

Con este panorama, Daniel Pingarrón, estratega de Mercado de IG Markets considera cualquier inversión de “alto riesgo” en estos momentos. Por su parte, Lucas Monjardín, director de Inversiones de Capital at Work cree que nos encontramos en un “entorno de bajas rentabilidades en todos los activos”.

¿Qué prefieren los expertos en un escenario tan demacrado? La renta fija corporativa de alta calidad combinada con fondos de retorno total y multiestrategia aparecen como las apuestas más potables. Pero, pensando en una inversión a largo plazo, incluso valores de bolsa con alta rentabilidad por dividendo pueden ser una buena opción.

Entre las recomendaciones no abundan las que aconsejan invertir en la antaño segura deuda del Gobierno, sobre todo la de los periféricos, lastrada por la crisis. Tampoco el refugio en depósitos, cuyo recorrido parece agotarse. Pero para una casi absoluta seguridad, depósitos y cuentas corrientes siguen siendo los productos más obvios.

LOS DEPÓSITOS SE DESINFLAN

Tradicionalmente los activos más seguros lo constituyen los depósitos. Pau A. Monserrat, de iahorro, opta por los depósitos a plazo fijo tradicionales, “producto de ahorro estrella” en seguridad y el que sería más aconsejable en la actual situación. El conocimiento previo de los intereses que recibe el ahorrador unido al hecho de que el Fondo de Garantía de Depósitos garantiza hasta 100.000 euros por persona y entidad en caso de quiebra son los principales argumentos para la confianza.

Pau A. Monserrat advierte de la importancia de las expectativas en tipos de interés para contratar un determinado plazo. Así, como es el caso actual, “si se espera un aumento de los tipos de interés, es muy probable que salgan nuevos depósitos e inversiones mejores, con lo que reducir el plazo sería lo ideal”.

Sin embargo, la guerra del pasivo parece estar tocando a su fin y las ofertas de la banca son cada vez menos atractivas. Lucas Monjardín explica que los depósitos a corto plazo ofrecen una rentabilidad media del 2,25-2,50%; “si suben los tipos de interés como se prevé, sólo darían un 3,25-3,50%”. Por tanto, mucho tendrían que subir los tipos de interés para que las rentabilidades de corto y largo plazo casaran.

“Las entidades ya están rebajando sus ofertas y en tipos de interés a corto hay pocas posibilidades”, explica Enrique Borrajeros, socio director de Abante Asesores, que añade que un IPC actual del 3,2% y los impuestos hacen que las rentabilidades de cuentas y depósitos sean negativas.

Además, frente al “mito” de su seguridad – recuerda Ricardo Sánchez-Seco Tomás, Responsable de Fondos de Gestiohna- se erige “el riesgo de contraparte o que la otra parte no cumpla lo acordado ya sea por motivos de solvencia o porque quiebre la entidad en la que depositamos nuestros ahorros”. Y el Fondo de Garantía de Depósitos sería insuficiente ante una quiebra sistémica y que, aún no dándose el peor escenario, “puede pasar mucho tiempo hasta que recuperemos nuestro dinero”.

LA DEUDA SOBERANA CADA VEZ MÁS CUESTIONADA: SÓLO LA MÁS SEGURA

Fuera de los depósitos, los fondos monetarios apenas suponen riesgo y serían una buena apuesta de producirse el supuesto más apocalíptico, la quiebra de un país, señala Ricardo Sánchez-Seco. En un escenario menos dramático, pero sin mejoría, los fondos de renta fija a corto plazo y fondos volatilidad son más aconsejables.

El experto de Gestiohna aconseja el vehículo de los fondos de inversión “ya que en todo momento se puede disponer del dinero”; a diferencia de los fondos de inversión, “el patrimonio gestionado en fondos es siempre propiedad del partícipe”.

Elevando un poco más el riesgo, tenemos la renta fija gubernamental. Siempre considerada un valor seguro, la crisis actual, derivada del sistema financiero a las cuentas de los Estados, la ha puesto en el filo de la navaja. Pero fuera de la periferia de la Eurozona –la región más castigada- hay buenas oportunidades (y fiables): así, Lucas Monjardín recomienda “bonos soberanos buenos con duración de al menos cinco años”, y más concretamente, “bonos de Gobiernos estables como Noruega, Canadá y Australia, tanto por el Gobierno como por la divisa, mientras que reducimos la exposición a emergentes en moneda local”.

¿Y los bonos de otras economías tradicionalmente solventes, como Alemania y Estados Unidos? Banif se muestra partidario, al actuar “como activo refugio ante las turbulencias que suceden en la zona periférica”. Por el contrario, Víctor Alvargonzález, director general de Profim, aunque descarta el default del país norteamericano, no los recomienda “porque ya han subido mucho”. Y, aunque Daniel Pingarrón, no descarta comprar bonos alemanes entiende que “la inflación comerá parte del rendimiento, que también se depreciará a favor de los periféricos si mejora el panorama en Europa”.

BUSCANDO FLEXIBILIDAD Y GESTIÓN EN LA RENTA FIJA

Pero la mayor parte de las apuestas pasan por la “renta fija de estrategia flexible”, como apunta Manuel Arroyo, director de Inversiones de JPMorgan. A través de fondos con un “perfil de riesgo y volatilidad bajas, sin estar ligados a índices, donde el gestor tiene mucha flexibilidad para ir largo o corto”. Así, “no depende de que el mercado de renta fija vaya bien: se puede comprar protección y liquidez”.

También Enrique Borrajeros es partidario de estos fondos “multiestrategia”, además de los fondos de retorno absoluto. Respecto a estos últimos, Víctor Alvargonzález asegura que “están cumpliendo sus promesas este año al ofrecer una rentabilidad positiva y superior al Euribor con volatilidades bajas”.

Para el experto de Profim, “los fondos de retorno absoluto acompañan muy bien a la renta fija”. Borrajeros también los considera un complemento idóneo a la cartera de renta fija, así como a los fondos de titulización. Del mismo modo, Ricardo Sánchez-Seco aconseja al inversor conservador estos productos si se confirma la mejoría económica.

RENTA FIJA CORPORATIVA DE ALTA CALIDAD: LA APUESTA ESTRELLA

La inversión en renta fija más destacada por los expertos, es la corporativa de alta calidad crediticia. Algo por lo que se inclinan Víctor Alvargonzález, Manuel Arroyo, Lucas Monjardín y Banif.

De hecho, Alvargonzález explica que “las empresas están mejor que los países ya que están haciendo lo contrario: reducen su deuda y acumulan cash”. Eso sí, el director de Profim advierte de que los bonos corporativos deben ser de “empresas importantes y solventes” y se debe diversificar buscando en diferentes regiones. Fuera del euro también considera necesario “evitar el riesgo divisa”.

Manuel Arroyo coincide en sus preferencias por la renta fija empresarial investment grade. Como Alvargonzález, opta por la “global”, especialmente por la de Estados Ujnidos, Asia y Japón, que “te aleja del riesgo de la zona euro”.

”En deuda privada”, Banif aconseja “emisiones de corta duración de empresas con alta calidad crediticia, con el riesgo minimizado”, como “cédulas hipotecarias”. Banif concreta con emisiones del Popular, Santander, BBVA, FADE o ICO que ofrecen un cupón de entre el 3% y el 4,8%.

MÁS RIESGO: FONDOS DE CONVERTIBLES Y RENTABILIDAD POR DIVIDENDO

Subamos la escala de riesgo un poco más: entre las opciones de Abante Asesores para “redondear la renta fija”, explica Borrajeros, se encuentran los fondos de convertibles, un activo híbrido entre la renta fija y la renta variable. Es también la recomendación más arriesgada de Manuel Arroyo para el inversor conservador que quiera “tener algo más de riesgo en cartera y no quiera entrar en bolsa”.

¿Es posible asumir más riesgo en la actual situación manteniendo un cierto nivel de seguridad? Los expertos creen que sí. Víctor Alvargonzález ve “buena idea” comprar “empresas sólidas con alta rentabilidad por dividendo, incluidas españolas”. “Si dijimos antes que había que aprovechar la crisis para ser acreedores –invertir en bonos corporativos de alta calidad- ahora proponemos ser socios de empresas que paguen buenos dividendos”

El objetivo de la inversión sería a largo plazo y el pago de retribuciones permitiría “amortiguar” la evolución de la cartera. ¿Apuesta arriesgada? También Sánchez-Seco, en caso de mejorar la economía, lo ve bien. Y Banif coincide, acotando a “valores defensivos, empresas muy diversificadas geográficamente con escasa exposición al mercado español” y señala en concreto a Telefónica, Santander, Ferrovial, Inditex y Repsol.

Enrique Borrajeros entiende que el inversor conservador no tiene por qué estar alejado de la renta variable. Pero debe haber exposición internacional y gestión flexible que “te permita estar en bolsa con betas de 0,2 ó 0,3.

En términos generales, el experto de Abante Asesores cree que “los últimos recortes permiten entrar en bolsa a valoraciones muy atractivas”. Daniel Pingarrón opina igual y cree que “merece la pena asumir un poco de riesgo e invertir en Ibex y algunos valores como los bancos, en espera de que suban”, sobre todo si se alcanza un acuerdo sobre Grecia. El estratega de IG Markets confiaría sobre todo en “Santander, un valor muy atractivo a los precios actuales, con una rentabilidad por dividendo del 7% aproximadamente y cuya cotización no se ajusta a sus fundamentales”.

APUESTAS QUE DEPENDEN DE LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA (O NO)

Alvargonzález estima que si los políticos europeos siguen “parcheando” la crisis en vez de abordarla correctamente, “los inversores deberían abandonar la renta variable europea” y recuerda que “en Profim ya recomendamos posicionarse en renta variable estadounidense y, en menor medida, alemana”. Algo que ha dado resultado y que debería seguir funcionando si se llega a un acuerdo en Estados Unidos sobre el techo de deuda.

El oro ha tenido un buen recorrido en los últimos días, llegando a su récord gracias a su papel de activo refugio ante el agravamiento de la crisis. Alvargonzález cree que seguirá al alza en el corto plazo, pero lo considera “muy volátil” para un inversor conservador. Además, “podría darse la vuelta si los políticos actúan bien” y encaminan la solución de la crisis.

Para Lucas Monjardín, “el oro no da ninguna rentabilidad, es pura especulación”. El responsable de Capital at Work cree que “hay que asumir algo más de riesgo, no te puedes quedar en el corto plazo. No nos gusta el oro porque no genera dinero ni flujos de caja”.

Otros activos que han servido de refugio durante la tormenta europea son el franco suizo y el dólar. Para Daniel Pingarrón “están en clara tendencia alcista”. Pero “ambos se desinflarán debido al trasvase de fondos a activos más cíclicos” si la crisis de deuda mejora. De la misma opinión es Alvargonzález para quien la solución pasa por “asumir la situación en Grecia” y “hacer ver que la situación de Italia y España no se parece a la del país heleno”.

Fuente: Invertia.com (Con información de María Martínez)

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie