Consejos para comprar una empresa




Vivimos inmersos en una época de crisis, pero hay algunas personas que han sabido ahorrar y quieren invertir su dinero en algún negocio para obtener rentabilidad. Hay varias opciones: jugarse el dinero en la bolsa, esperar la rentabilidad que nos pueda dar el banco o comprar una pequeña empresa.

Comprar una empresa

En primer lugar, deberemos hacer un análisis de nuestro patrimonio para poder evaluar el tamaño de la empresa que podemos comprar. En segundo lugar, tendremos que realizar un análisis del mercado para saber qué empresas están en venta. Una vez que hayamos elegido el sector del mercado en el que queremos invertir, debemos adquirir información de empresas para averiguar su estado financiero, las deudas acumuladas, los negocios en los que están inmersas…

De esta forma, podremos prever los riesgos que adquirimos al hacer ese negocio. Comprar barato no significa hacer un buen negocio. Muchas veces, pagar un precio mayor implica mayor seguridad.

Cuando hayamos decidido qué empresa queremos comprar, el vendedor debe firmar una promesa, un contrato de venta o algo que nos asegure cierta exclusividad. A su vez, ambas partes también deben redactar una carta de intenciones conjunta para evitar problemas en un futuro no muy lejano.

Con esta carta de intenciones evitaremos que el vendedor se desentienda totalmente de la empresa al firmar el acuerdo. Tenerle con nosotros en el proceso de transición es vital para que la empresa siga adelante. Él conoce mejor que nadie su empresa y el sector en el que trabaja. Por ello, debemos tener muy en cuenta las ideas que proponga.

Después de comprar la empresa

Como bien se ha comentado antes, debemos tener en cuenta las ideas del anterior dueño. También debemos rodearnos de especialistas en la materia que nos asesoren de manera adecuada.

Siempre creemos tener unas ideas brillantes que van a hacer que la empresa obtenga unos beneficios millonarios en pocos días, pero esto no suele ser del todo cierto. Siempre hay ligeros inconvenientes que no hemos analizado o evaluado. Por ello, lo más lógico es formar un equipo que dirija de forma conjunta las operaciones de la sociedad.

Pero no solo hay que realizar un análisis externo de la empresa, también tenemos que hacer uno interno para poder averiguar la forma de abaratar costes y de hacer más productiva la empresa.

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie