Cómo evitar una recaída financiera?




evitar recaida financieraHay personas que han salido de crisis financieras pero eso no les garantiza que no van a volver a caer en otra situación similar, se debe hacer cambio de valores y hábitos; es decir, no siempre llevar presupuestos y recibos es suficiente.

Después del difícil camino de la recuperación o estabilización financiera, una recaída puede ser destructiva, no sólo para la persona sino también para sus seres amados o su familia.

Algunas personas lo viven por no afirmarse en sus cambios, sin embargo, hay síntomas que nos pueden funcionar como signos de alerta, por esto que hay que prestarles atención, para no caer de nuevo en un desbalance o crisis financiera.

En el presente artículo recomendamos un plan preventivo de recaídas que es crítico para cualquier persona o familia que se ha recuperado, o esté recuperándose, de una situación financiera difícil.

En el caso de otros tipos de recaídas, estudios científicos han demostrado que las personas sí recordamos y tenemos la capacidad para asociar lugares, personas, objetivos, situaciones y hasta sentimientos que estaban y continúan estando asociados a un comportamiento específico o a un mal hábito. Es por ello que el porcentaje de personas con recaídas financieras puede ser muy alto en quienes luchan por mantenerse financieramente estables y equilibrados.

Aclaración: Una recaída financiera no es un acontecimiento o suceso, sino un proceso que se puede prevenir, detectar y detener.

Definición:“Las recaídas podemos definirlas como los procesos de retroceso a los patrones de comportamiento y pensamiento típicos anteriores que le hicieron daño…los cuales ya se habían superado, pero finalmente llevan a la persona de regreso, repitiendo esos comportamientos,  hasta llegar de nuevo al estado de que tuvo antes de comenzar la recuperación financiera.”

El síndrome de la recaída: El desorden financiero se puede volver “crónico” y está asociado con una tendencia natural a recaer, lo cual no quiere decir que sea inevitable o normal tener recaídas, sino que están ahí y son una realidad con la que debemos luchar día a día.  La figura siguiente muestra un modelo adaptado de las recaídas en otras áreas como licor, adicciones, apuestas, dietas, infidelidad, y en este caso del dinero.

La mejor forma de prevenir las recaídas es aceptando este riesgo y conociendo mejor este proceso, el cual también podríamos llamar síndrome de la recaída.

Uno de los errores más frecuentes es pensar que la recaída es simplemente volver a gastar con la tarjeta desordenadamente o volver a excederme en mis gastos de un día para otro. Esto es una verdad a medias, pues en realidad se le llama recaída a todo el “Proceso Progresivo”, tal como se muestra en el gráfico, que va desde un estado de Abstinencia es decir no, “No a las tarjetas”, “no a pasear”, “no a gastar en lo innecesario” donde incluso la persona puede llegar a decir “Eso nunca me volverá a pasar a mí”, hasta volver el consumismo impulsivo y si se quiere activo o adictivo.

Ahora este proceso se desarrolla de manera paulatina en el tiempo, y se expresa como una serie de “mini-señales”, “manifestaciones” o “cambios”, que son en realidad regresiones a los patrones de comportamiento y forma de pensar del pasado que se “suponía” ya se habían superado.

Normalmente este proceso de recaída está compuesto de “pequeñas decisiones riesgosas” cada vez más frecuentes, consideradas de “riesgo relativo” que la persona empieza a tomar, y que, unidas unas con otras, le van llevando a emprender un “viaje” que le va conducir a experimentar una recaída en sus finanzas.

“El darse ciertos permisos” es lo que representa estas pequeñas decisiones que se subestiman por parte de la persona y de quienes le rodean, pues aparentemente son decisiones sin importancia, pero su efecto se va acumulando y van llevando a la persona hacia una situación que se va convertir en el  “Detonante”. Va a llegar a un punto donde se le va a hacer imposible de resistir actuar “imprudentemente” con su dinero, o donde será inevitable el uso desmedido o inapropiado de la tarjeta de crédito o débito, o gastando por encima de sus ingresos, o asumiendo deudas que al final va ser imposible de pagar, pues ha pasado los límites que tanto había cuidado en un inicio.

Ahora bien, algunas personas consideran que existe una especie de línea imaginaria, o línea de no-retorno como todo en la vida, la cual una vez que se traspase, no va ser fácil dar marcha atrás. Esta etapa de transición entre la línea de no-retorno y el “descontrol financiero” es principalmente de comportamiento y de actitud, pues ya decidió hacerlo, ya no cree tan fuertemente que debe abstenerse, sus “valores tambalean” y el “Supuesto Beneficio de gastar” le es más fuerte cada vez, y tiende a olvidar por lo que pasó.

Algunos síntomas

• El pensamiento obsesivo por volver a gastar, viajar o tener regresa con fuerza. Puede hasta tener sueños, pensamientos e ideas continuas que le presionen a volver a caer en gastos desmedidos.

• Empezar a desafiar su plan de restauración financiera empezando a darse MINI-permisos financieros o tomando decisiones de riesgo relativo, como sobrepasar su límite de gastos diario, o comprando lujos innecesarios de momento, o visitando lugares de alto riesgo y relacionándose con “amistades” que le aprueben su anterior comportamiento.

• Abandonar los buenos hábitos, como dejar programar las compras, dejar de guardar recibos, no calcular el presupuesto, dejar de pagar a tiempo, y usar irresponsablemente las tarjetas. Es decir, hay señales de un descuido del plan de su restauración financiera, si ya se le atrasan los pagos, o le cortan un servicio, ¡ATENCIÓN! Está a usted cruzando la línea de no retorno. Incluso puede dejar de asistir a charlas, poner excusas para dejar de atender las sesiones de consejería, o grupo de apoyo o abandonar la lectura de un buen libro sobre finanzas personales.

• Pueden revivirse situaciones emocionales molestas, ya sea estar a la “defensiva” o donde la persona puede deprimirse, o tener ansiedad sin motivo aparente o que lo justifique, lo cual se expresa en resentimientos, discusiones con o en la familia. Además, puede que le cueste conciliar el sueño y empieza a tomar pastillas para dormir, o evita tener tiempos para compartir con la familia: Se Aísla.

• Solo habla de temas de dinero, mostrando una preocupación o molestia obsesiva por sus finanzas y por su seguridad financiera o de la familia.

¿Qué Hacer? Cuatro consejos:

1. Acepte el hecho de que me puede volver a pasar
¡El que pretende estar firme mire que no caiga! Es reconocer el riesgo al cual somos vulnerables. Si ya estuvo ahí nada impide que vaya a volver a estar. El exceso de confianza puede convertirse en su enemigo. Hay que estar feliz de haberlo superado pero no debemos hacer alarde de que no volverá a pasar, es mejor ser HUMILDES.

2. Ejercite el autocontrol y no se dé ciertos permisos…
Esté atento(a) a sentimientos o hábitos que quieran resurgir. Tome medidas preventivas en días de pago, planifique bien el uso de su dinero, tenga cuidado en actividades festivas donde la fiesta tiende a “cegarnos por ratos” así no va a perder lo que tanto le ha costado recuperar. Debe siempre saber decir no a aquellos gastos que no le convienen, aunque parezcan lícitos o buenos. Y decir si al ahorro y a la disciplina.

3. Fortalezca sus valores y tenga sueños
Fortalezca sus valores, aquellos que refuercen su lucha y deseo por salir adelante y que ha aprendido dentro de su proceso de recuperación. Tenga sueños con su familia, y tenga íconos que le recuerden de donde usted viene y de dónde se ha levantado.

4. Buscar ayuda a su alrededor o con seguimiento formal
Participe en grupos en su trabajo, comunidad, o iglesia  o grupos de apoyo espiritual y emocional que contribuyan a su fortalecimiento en esta área financiera y en otras de su vida. Esto le va fortalecer el músculo de sus decisiones y le va a ayudar a sentir paz y seguridad.

Share This Post

Related Articles

Leave a Reply

© 2017 Inversion y credito. All rights reserved. Site Admin · Entries RSS · Comments RSS
Powered by WordPress · Designed by Theme Junkie